Tus finanzas personales: el punto de partida

Tomada la decisión de ordenar nuestras finanzas personales, es común no saber por dónde empezar. Es tanta la información que necesitamos tener en claro para poder avanzar, que puede resultar abrumador. En este post comparto algunas ideas para ayudarte en el proceso:

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es el camino en el que nos estamos embarcando. A grandes rasgos, según los autores de la materia, la secuencia a seguir sería:

Salir de las deudas – Ahorrar – Invertir (en instrumentos de riesgo creciente) – Re-invertir las ganancias

… Específicamente, en este orden. Comprar alguna criptomoneda hiper volátil  con el dinero que necesitamos para pagar el alquiler y esperar que mañana valga 100 veces más, es casi seguro  una receta para el fracaso. Ni hablar de quienes se endeudan para realizar una inversión de estas características.

Dicho esto, entender en dónde estamos es el “paso cero” para poder planificar el resto. Para tener una visión general, podemos preguntarnos:

–             ¿Tenemos deudas?:  bancarias, hipotecas, saldos de tarjetas de crédito que venimos arrastrando, etc. Cuándo vencen? Qué intereses tienen?

–             ¿Cuánto ganamos realmente?: cuál es nuestro ingreso neto? Nos pagan a tiempo, o los pagos se difieren?

–             ¿Tenemos algún ingreso extra?: algún trabajo freelance, ingresos pasivos, etc? Si el monto mensual es variable, se puede tomar un promedio de los últimos meses.

–             ¿Contamos con ahorros?: Cuántos y cómo están distribuidos?

Y después, nos debemos otra pregunta clave:

–             ¿En qué y cuánto gastamos?

Por suerte, todas las respuestas son numéricas, es decir concretas y objetivas, aunque muchas veces estamos tentados de “disfrazarlas”, particularmente la última . Tendemos a subestimar nuestros gastos (quienes alguna vez hayan tratado de ponerse a dieta, entenderán que esto es bastante parecido!), y tenerlos controlados es la forma más sencilla de mejorar nuestra economía personal. Te invito a que hagas este ejercicio a conciencia.

Hecho esto, podemos armar una nueva lista enumerando lo que necesitamos (y queremos, dentro de lo razonable) para vivir, y cuánto dinero estamos dispuestos a dedicarle a cada cosa, pensando que cada peso que no gastamos eventualmente pasará a generarnos más. Algunas categorías no serán negociables, como las expensas de tu hogar, pero podés definir cuánto quisieras gastar en ropa o en delivery durante el mes próximo.  Y te doy un consejo no solicitado: no anotes “$0” en las categorías que no sean esenciales – consumir con medida lo que nos da placer, nos ayuda a querer seguir con nuestras finanzas en orden.

Ahora sí. Tenemos bastante en claro en dónde estamos parados : sabemos cuánto tenemos, cuánto debemos y qué vamos a tener y gastar en adelante (al menos en teoría). Ya podemos empezar a plantearnos objetivos de corto (12 meses – Empezamos un fondo de emergencia que permita cubrir gastos si las cosas van mal? Nos vamos de vacaciones?), mediano (5 años – queremos mudarnos? Cambiar el auto?)  y largo plazo (cómo podría ser la vida sin trabajar de 9 a 18hs?).

Seguinos en las redes

Ya somos miles los que compartimos las ideas en las redes sociales, seguinos!

NUESTROS CURSOS

Agotado
Agotado

Curso Online

Curso de Mega Crypto

$11.600,00
Agotado
$11.880,00
Agotado
Agotado
$8.200,00
Agotado
$17.000,00
Agotado

Curso Online

El Método Stop Loss

$9.400,00

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Necesitas ayuda?
¿Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by