Acciones de Alibaba: Prepárese para la posible exclusión de la bolsa

Artículo de SeekingAlpha por Bohdan Kucheriavyi

En mi opinión, el actual entorno de mercado presenta numerosas oportunidades de obtener ganancias monetarias, si se valoran detenidamente dichas oportunidades y se considera el riesgo de forma reflexiva. La única forma de saber si la oportunidad puede aprovecharse es recopilar todos los datos útiles posibles y estructurarlos de forma imparcial, lo que nos mostrará si merece la pena perseguir nuestro objetivo.

La mayoría de las veces, cubro empresas de los sectores de los medios de comunicación, la tecnología y el entretenimiento y busco una posible ventaja que pueda tener nuestra empresa objetivo y si es posible que aproveche dicha ventaja para obtener el mayor número posible de ventajas competitivas.
Creo que la mejor manera de analizar la empresa es observar su solidez en comparación con sus homólogas y si tiene potencial para aumentar su valor y crear un valor adicional para los accionistas, teniendo en cuenta las finanzas de la empresa, su estrategia empresarial, sus resultados y los últimos acontecimientos.

Hay muchas posibilidades de que en un futuro próximo Alibaba se vea obligada a dejar de cotizar en la Bolsa de Nueva York.

Tanto los reguladores chinos como los estadounidenses tienen las herramientas necesarias y sus propias razones para excluir de la lista a uno de los mayores gigantes tecnológicos de China.

Sigo creyendo que Alibaba, junto con el resto del sector tecnológico chino, no es invertible para los no chinos en este momento.

El destino de Alibaba (BABA) está en manos de los reguladores chinos y estadounidenses, ambos con instrumentos más que suficientes para excluir las acciones de la empresa de las bolsas estadounidenses por diferentes motivos. Aunque en el pasado la idea de la posible exclusión de la lista de una empresa como Alibaba era algo fuera de lo común, los recientes acontecimientos políticos a ambos lados del Pacífico dejan claro que incluso los mayores gigantes tecnológicos de este mundo no son inmunes a las acciones de los gobiernos contrarios, beligerantes entre sí. De cara al futuro, hay muchas posibilidades de que en un futuro no muy lejano Alibaba se vea obligada a dejar de cotizar en la Bolsa de Nueva York, ya que el último bajo rendimiento de sus acciones, provocado por la implicación de China en los asuntos internos de la empresa, demuestra que nada es imposible a estas alturas. Por esta razón, sigo creyendo que el sector tecnológico chino sigue siendo inviable en un futuro previsible, ya que no todos los riesgos políticos se han materializado a día de hoy, y es mejor evitar invertir en Alibaba por muy infravaloradas que estén sus acciones.

Por qué las VIEs son peligrosas

En mi último artículo sobre Alibaba, he hablado de cómo el Partido Comunista de China comenzó a fortalecer su control sobre industrias enteras para obtener un mayor control sobre la vida económica y política de la nación, y cómo utilizó sus acciones agresivas contra empresas como Alibaba para silenciar a sus oponentes políticos. Además, el artículo explicaba cómo el gobierno chino encontró la manera de seguir extrayendo más recursos de Alibaba al quitarle su estatus de Empresa de Software Clave, que le daba un trato fiscal preferente, y al obligarla indirectamente a gastar 15.500 millones de dólares en los años siguientes en el fondo de desarrollo de la Prosperidad Común del Estado. Aunque la implicación del Estado en los asuntos de Alibaba por sí sola hace difícil justificar una posición larga en la empresa, hay otra cuestión que hace que invertir en Alibaba sea extremadamente arriesgado y, por desgracia, no se ha debatido tan ampliamente como debería.

Aunque China comenzó a abrirse al mundo occidental en la década de 1970 bajo el liderazgo de Deng Xiaoping, el país sigue restringiendo y prohibiendo las inversiones en diversas industrias, que tienen una importancia capital para la seguridad nacional hasta el día de hoy. El país sigue prohibiendo las inversiones extranjeras directas en la mayoría de sus mayores empresas tecnológicas, como Alibaba, y para eludir estas restricciones, las empresas chinas utilizaron la estructura de entidad de interés variable (VIE), que les ayudó a recaudar dinero y a acceder indirectamente a los mercados de capitales estadounidenses. En el marco de la estructura VIE, las empresas continentales utilizan una compleja red de vacíos legales para firmar acuerdos contractuales y compartir sus beneficios con entidades offshore situadas en paraísos fiscales como las Islas Caimán. Una vez firmados los acuerdos, las propias entidades offshore solicitan la aprobación de la SEC para cotizar en las bolsas estadounidenses. Por eso, cuando miramos los informes de Alibaba a la SEC, vemos que está constituida en las Islas Caimán, lo que implica que los inversores que compran las acciones de la empresa están comprando en realidad no una Alibaba real, sino una entidad offshore que tiene estrechas conexiones con su homóloga china.

El problema de las VIE es que los inversores no tienen en realidad ningún control sobre la dirección que tomará la empresa real y no tienen derecho a voto. Al mismo tiempo, las VIE no utilizan las normas contables GAAP y su propiedad es extremadamente arriesgada. Hace unos años, el antiguo consejero delegado de Alibaba, Jack Ma, decidió escindir Alipay, que entonces era propiedad total de Alibaba, en una entidad separada. En ese momento, Yahoo tenía una participación considerable en Alibaba y se oponía a las acciones de Jack Ma. Sin embargo, dado que Yahoo poseía una importante participación en la VIE de Alibaba y no en la verdadera Alibaba, no podía hacer nada para detener la escisión y ningún organismo regulador podía ayudarle a proteger sus derechos.

 

Mientras que en el pasado Pekín guardaba silencio sobre el uso de las VIE, las ofertas ficticias se convirtieron en el centro de atención el año pasado, cuando el gobierno chino comenzó su ofensiva contra Alibaba. Además de las razones políticas, Alibaba también se convirtió en un objetivo debido a su tamaño e importancia para Pekín, ya que es uno de los mayores recolectores de datos personales, ya que la mayoría de la población china forma parte del ecosistema de la empresa a través del uso de sus mercados y aplicaciones. Dado que el Partido Comunista de China pretende digitalizar la economía del país y controlar el flujo de datos dentro de la China continental, parece que Alibaba desempeñará un papel crucial para ayudarle a alcanzar sus objetivos, como expliqué en mi último artículo. China ya ha aprobado varias leyes de datos, que definen diferentes tipos de datos, incluidos los que son de máxima importancia para la seguridad nacional, y la administración de ciberseguridad del país tiene derecho a supervisar cómo aplican las leyes empresas como Alibaba. Teniendo en cuenta que las empresas tecnológicas recopilan y almacenan la mayor cantidad de datos en China y son estratégicamente importantes para Pekín, es seguro asumir que es poco probable que los extranjeros puedan invertir en ellas directamente a corto plazo.
Por eso también existe el riesgo de que Pekín declare oficialmente ilegal el uso de VIEs por parte de sus empresas, ya que siguen ayudando a sus entidades a captar fondos extranjeros, aunque sea de forma indirecta. Hace tan sólo unos días, empezaron a surgir rumores de que la otra empresa tecnológica china DiDi (NYSE:DIDI) está siendo solicitada por los reguladores chinos para crear un plan de exclusión de la empresa de las bolsas estadounidenses. Teniendo en cuenta esto, existe la posibilidad de que el mismo destino le espere a Alibaba en un futuro próximo. Por lo tanto, poseer Alibaba, incluso a los niveles actuales de infravaloración, sigue siendo extremadamente arriesgado. Dado que China está gobernada por un partido único con un sistema jurídico de derecho civil, nada impedirá a Pekín imponer su voluntad al sector privado, ya que no habrá oposición que se lo impida.

 

Es probable que el gobierno de EE.UU. también se involucre

La mayoría de los artículos alcistas que se escriben en Seeking Alpha sobre Alibaba ignoran el hecho de que el gobierno de EE.UU. también podría obligar a la compañía y a otras empresas que utilizan la estructura VIE a dejar de cotizar en sus bolsas. Si bien en el pasado la posibilidad de que se produzca un acontecimiento de este tipo ha sido extremadamente baja, el aumento de las hostilidades entre China y Estados Unidos indica que las tornas están cambiando. No olvidemos que el precio de las acciones de Alibaba se ha depreciado en los últimos meses debido a la implicación de China en sus asuntos, lo que ha llevado a muchos inversores estadounidenses a sufrir importantes pérdidas. Para proteger a sus inversores y evitar más pérdidas causadas por China, el gobierno estadounidense también está dispuesto a tomar medidas.

La SEC exige ahora a todas las empresas de capital riesgo que cotizan en bolsa que revelen todos los riesgos de invertir en dichas entidades, mientras que el gobierno estadounidense aprobó a finales de 2020 una ley denominada Holding Foreign Companies Accountable Act (HFCAA), que exige a las empresas extranjeras que abran sus libros a los auditores estadounidenses, principalmente al Public Company Accounting Oversight Board (PCAOB). Para cumplir la ley, los auditores de las empresas públicas deben dar acceso a las finanzas de esas empresas al PCAOB para que éste pueda realizar una auditoría. Si los auditores de las empresas públicas extranjeras deciden rechazar las solicitudes del PCAOB para realizar una auditoría durante tres años consecutivos, dichas empresas se enfrentarán a la retirada de sus acciones de las bolsas estadounidenses.
Teniendo en cuenta que, durante años, Pekín ha disuadido a los auditores extranjeros de inspeccionar los libros de sus empresas, es de suponer que ahora no cederá y dará luz verde a las empresas de importancia estratégica para que abran sus libros a los auditores estadounidenses. Además, el aumento de las hostilidades entre los gobiernos chino y estadounidense también hará que la cooperación entre las diferentes autoridades gubernamentales sea extremadamente difícil, si no imposible. Por lo tanto, es seguro asumir que las probabilidades de que Alibaba sea excluida de la lista de las bolsas estadounidenses en los próximos años son extremadamente altas en este momento.
No olvidemos que, a principios de este año, el gobierno estadounidense, mediante una acción ejecutiva, ya obligó a la Bolsa de Nueva York a retirar de la misma a las principales empresas de telecomunicaciones de China. El mismo destino podría esperar a Alibaba muy pronto.

 

El resultado final

Invertir en Alibaba en un mercado abierto significa invertir indirectamente en el sector estratégico de China, que Pekín prohíbe en primer lugar. Por lo tanto, los inversores están expuestos a numerosos riesgos políticos que no justifican tener una posición larga en una empresa como Alibaba a largo plazo. Además, es sólo cuestión de tiempo que el gobierno de EE.UU. se involucre también y comience a regular más estrictamente a las empresas chinas. En consecuencia, no importa cuál sea la valoración de Alibaba en este momento, ya que su destino está en manos de los reguladores de China y Estados Unidos. Teniendo en cuenta los últimos acontecimientos en ambos lados del Pacífico, me mantengo en mi opinión de que Alibaba sigue siendo inviable, ya que hay muchas posibilidades de que sea excluida de la lista de las bolsas estadounidenses en un futuro próximo.

Seguinos en las redes

Ya somos miles los que compartimos las ideas en las redes sociales, seguinos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Necesitas ayuda?
¿Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by