Cuatro enfoques de trading

No todos los traders son iguales. Algunos se dedican a tiempo completo al mercado, mientras otros pueden pasar meses sin revisar sus posiciones e igual obtener buenos rendimientos. Hay quienes prefieren el análisis fundamental por sobre el técnico, quienes los combinan, y muchos otros que operan solo según los movimientos en los precios.

Acá te cuento sobre algunas variantes en cuanto a los tipos de trading, y las características principales de cada uno:

Day trading: en el day trading, las operaciones se empiezan y se terminan a lo largo de la misma rueda, es decir, al final del día solo queda liquidez. Es una forma de inversión que requiere de mucha dedicación durante las horas en las que el mercado está abierto – quienes operan criptomonedas de forma intradiaria tendrán que establecer sus propios horarios, ya que funciona 24/7. Usa el análisis técnico para predecir movimientos de precios en el cortísimo plazo. Se suele operar tanto en long (es decir, comprar para vender más caro después) como en short (se vende primero para luego recomprar más barato especulando con una baja de los precios).

Scalping: es una forma de day trading muy rápida. Las posiciones quedan abiertas por segundos o minutos, y se buscan pequeñas ganancias muchas veces por día, preestableciendo objetivos de salida. En general, se trabaja de forma apalancada, es decir, las operaciones son por más dinero del invertido. Como en el day trading en general, las posiciones quedan cerradas una vez concluida la rueda.

Swing trading: en este tipo de trading, las operaciones pueden durar varios días, semanas o meses, ya que se intenta seguir la tendencia del mercado. Una posición se cierra cuando el operador entiende que terminó una tendencia determinada, y se hace de una diferencia entre la compra y la venta. Acá también predomina el análisis técnico, pero no es necesario que el trader esté pegado a la pantalla a todo momento durante la rueda, por lo que puede ser compatible con otras ocupaciones.

Posicionamiento de largo plazo: en gran parte motivado por el análisis fundamental, la forma más pasiva de trading consiste en comprar activos que se prevee serán mejor apreciados en el futuro, y esperar a que se aprecien con el tiempo, sin importar la rentabilidad en el corto plazo. Es una excelente opción para quienes no tienen tiempo para darle seguimiento diario a sus inversiones y estén utilizando dinero que no necesitarán en el futuro próximo, ya que si bien a la larga los mercados tienden a crecer, puede ser que por momentos las posiciones den pérdida.

Seguinos en las redes

Ya somos miles los que compartimos las ideas en las redes sociales, seguinos!

NUESTROS CURSOS

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Necesitas ayuda?
¿Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by