S&P 500

Extracto de Wall Street: Pánico no hay

El mes de septiembre finalizó muy mal. No nos sorprendió, no negamos el ajuste, si el quiebre. Oportunamente, durante el mes señalamos “PARA ANDARSE CON CUIDADO, SEPTIEMBRE SE VISTE DE ROJO” (13-sep) “no nos perturba, pero si nos pone en guardia, es que toda baja en “las alturas” puede ser peligrosa”, aunque ésta fue algo agresiva, pero normal, buena falta le hacía al mercado a tanta suba acumulada. En el horizonte tampoco se vislumbra pánico, no hay.

Por cierto, el mundo bursátil está más pendiente a que Wall Street se caiga. Insisten los profesionales, los operadores, los experimentados formadores de opinión a que se pegue un porrazo de aquellos, como queriendo apagarle la luz a Wall Street que desde años brilla con luz propia. Dicen una cosa y hacen otra, cubrieron sus posiciones con derivados y no venden, se comportan como el tero, revolotean y chillan como para que el mercado no los descubra y se despiste, ellos ya se cubrieron.

Desde nuestra opinión “a papá mono no le vengas con bananas verdes”, en esto fuimos más astutos, golpearon con el fallo negativo a Apple, luego con Evergrande, con la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) y el “tapering”, con el dólar y el rendimiento de la tasa a 10 años, finalmente con el “shutdown” y con todo esto no lo lograron. Demasiado mucho para que el primer día de octubre “le salga el tiro por la culata”: Dow Jones +1.43 %, S&P 500 +1.15 % y Nasdaq Composite neutro +0.82 %. Por suerte, nos plantamos y no  nos dejamos engañar, salimos con la nuestra. Al mercado no le gusta el actual y presente generalizado consenso, en esta ocasión muy negativo, y lo castigó con la suba que casi nadie esperaba, nosotros sí.

No negamos que Wall Street debía desacelerar, de hecho lo estaba haciendo, había “selectiva rotación”, batía nuevos récords históricos por pelitos, cada tanto una baja que estremecía, pero insuficiente como para provocar esa caída tan anunciada con tantos argumentos, y que no se daba.

Al mes de septiembre lo dimos por perdido mucho antes que termine cayendo. Arrancó mal, siguió mal y en la segunda quincena empeoró y finalizó como anunciando un desastre, totalmente pintado de rojo: Dow Jones -4.29 %, S&P 500 -4.76 % y Nasdaq Composite -5.31 %. La baja fue potente “pegó fuerte,  por suerte, al desastre no llegó”. En esta pulseada salimos indemnes, perdieron mucho tiempo los profesionales, no lo lograron con toda esa batería de golpes bajos.

Eso ya pasó, ahora contra toda expectativa, el primer día de octubre e inicio del último trimestre del año 2021 con un toque magistral y alcista de una evolvente vela blanca de un preciso y certero arranque positivo. Al “shutdown” lo patearon para más adelante, para el 3 de diciembre. Toda vez que se llega a esa instancia, a las trompadas se llega levantar el techo de la deuda y Wall Street siente el alivio, tiene margen para dispararse, a retomar la tendencia de “fondo alcista”. Es como insistimos con que no se abandona la onda de la gloria de la que nadie habla, es que como tal no la reconocen, pero que quiérase o no es tendencia y a nosotros nos da rédito, no nos saca de foco, no importa que opinen los demás, cuando tenemos “visión y criterio propio”.

Vale decir, “Wall Street sabe de su destino y no pierde la brújula, no evita ajustes, pero no se quiebra. Desacelera y se oxigena con ajustes transitorios del apunamiento al que llegó en “las alturas” nunca exploradas”.

Hoy la masa del 50 % del mercado que se aglutina en inversores particulares le hace frente a los inversores institucionales que se durmieron en los laureles, creyéndose súper listos y fueron corridos por esa nueva ola que le dio empuje los “Robinhoods” al que ya no pueden sacudir como el perro al trapo. Mediante la tecnología y las redes sociales se empoderaron y le están dando leña a los tradicionales. La “revolución tecnológica” es la que tiene altísima aceptación en la población joven y preparada, habida de trepar por sobre los vetustos paradigmas que se quedaron con el tiempo, les encanta el cambio y presionan con el vigor de sangre caliente.

Esta suba de “Halloween” del año pasado es imposible ocultar, ya está en el gráfico. Muchos la miraban y la negaban al pretender tener razón y ver otra cosa, otros sin aprovecharla desconfiaban y es como desperdiciaron meses de suculenta linda suba, por suerte ante nuestra insistencia, la idea de LA TENDENCIA se fue instalando en la Comunidad Clave Bursátil. Eso nos enorgullece, en algo en este mercado somos útiles.

Parece mentira, pero es un mercado extraordinario el que estamos viviendo, lleva 12 años y medio de suba y aun el Ciclo Alcista no se acabó. Como es que muchos no lo saben aprovechar, aun le falto la etapa de la euforia que pincha la burbuja. Sera que hay muchos enfoques equivocados o se dejan llevar “sin criterio propio por otros” que los conducen al desastre. El cuarto trimestre del año no es el apropiado para el desastres, estacionalmente es el mejor del año.

No cabe ninguna duda de que existe un sesgo estacional hacia el cuarto trimestre del año positivo. El S&P 500 ha subido en todos los últimos 40 periodos de octubre a diciembre, excepto en siete, y las últimas encuestas de inversores siguen mostrando una fuerte preferencia por la renta variable frente a la renta fija. El sentimiento dominante sigue siendo de comprar en la caída.

Ya se sabe que en breve, cuando lo estime conveniente la Reserva Federal retirará su programa de compra de bonos, que anunciará eltapering”. Ahora comienza en los mercados financieros la etapa previa, subieron los rendimientos del Tesoro y las acciones de bancos y de energía.

Hasta ahora, la suba pudo lograrse y sostenerse por exceso de liquidez, gracias a la Reserva Federal que en todo este súper Ciclo Alcista la sostuvo con el “Quantitative Easing”QE (Relajación Cuantitativa), traducido al criollo emite dólares y compra bonos (Germán Fermo). La Reserva Federal no acepta presiones, solo si los datos económicos aflojan, demorarán con el “tapering”. Para este viernes los nuevos datos de empleo y más adelante los restantes.

No olvidamos la frase que alguna vez aprendimos, que “si el mercado está en tendencia, toda baja es oportunidad de compra”. Podemos no comprar, pero no estamos presionados a vender, es que pánico no hay ni por asomo, solo infinidad de recomendaciones negativas. No hay volumen de descarga y los “hedge funds”(los llamados fondos de cobertura) esta semana de baja firme se pusieron largos. Consecuentemente, con prudencia y moderación acompañamos tendencia.

Estamos detrás del sector de empuje, el que tiene vigor y en la pandemia fue el destaque, del sector tecnológico, al que muchos con argumentos diversos intentan a desafectar, muy distinto a la idea de John J. Murphy: Siempre hay que estar en los valores más fuertes y, dentro de los fuertes, en los más fuertes. Creemos que hasta los más serios de esto olvidan.

En Wall Street barato no hay nada”, pero sigue subiendo. No cambiamos de idea e insistimos la tendencia alcista de este Ciclo Alcista perdura, no se interrumpió y tampoco finalizó.

 

Extracto del informe de Wall Street de Jorge Fedio del 3-10-21

Seguinos en las redes

Ya somos miles los que compartimos las ideas en las redes sociales, seguinos!

NUESTROS CURSOS

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Necesitas ayuda?
¿Hola, en qué podemos ayudarte?
Powered by